miércoles, 16 de noviembre de 2011

Narración

  • Argumento: Los hechos que narra la historia pertenecen al genero de aventura.
  • Narrador: El narrador es omnisciente, es decir conoce incluso los pensamientos de los personajes
  • Personajes: El protagonista  que es Luis, los personajes comparsa son los amigos de Luis y el perro y los personajes secundarios la abuela de Luis, Elisabeth y José . La caracterización va a ser implícita es decir se narra lo que dicen hacen y piensan         .
  • Espacio:El lugar donde se desarrolla la historia es el cementerio y el pueblo.
  • Tiempo:
    • externo- Durante las vacaciones de verano.
    • interno:
      •  La duración de los hechos narrados es breve.
      •  El ritmo es lento,se utiliza el resumen, el panorama y la elipses.
      •  El orden es lineal, aunque se incluye flashback, simultaneidad y saltos en el tiempo.
      •  La estructura se divide en planteamiento, nudo y desenlace.
      •  En esta narración se incluyen monólogos y diálogos.
Aquel Verano

Se acercaba el día en el que Luis llegaría a casa de sus abuelos para pasar el verano, como todos los años tanto su abuelo José como Luis tenía muchas ganas de que esto sucediese, ya que estaban todo el tiempo haciendo cosas divertidas como ir de caza, dar paseos por el campo ... etc.
A ellos siempre se unía Damian, que era quien se encargaba del cuidado del cementerio y el mejor amigo de José.
José y Damian se conocían desde pequeños, iban a todos los lados juntos, eran como hermanos, pero esto cambiaba cuando llagaba Luis al pueblo, entonces José prestaba mas atención a su nieto, por ello Damián tenía celos y le llevaba siempre la contraria.
Ese mismo verano, llegó al pueblo una anciana que cuando se cruzó por la calle con José y Damián se les quedó mirando, a ellos esta cara se les hacía familiar pero no conseguían recordar de que.
A la mañana siguiente ambos encontraron una carta que habían pasado por debajo de la puerta, esta carta era una maldición que decía:
- Este verano sufriréis un gran castigo.
                                           Elisabeth.
Los dos amigos lo tomaron como una broma y se echaron a reír a la vez, cuando recordaron como de pequeños se burlaban de Elisabeth, por que tenía un aspecto diferente, parecía una bruja y la acompañaba un perro que daba mucho miedo.
Luis también jugaba con amigos de su edad pero le decían a todas horas que era un miedoso, que no se atrevía a hacer nada, hasta que una noche cogió la linterna que su abuelo guardaba con mucho cariño ya que le recordaba a cuando trabajaba de vigilante y dijo a sus amigos que iría al cementerio, ellos le prometieron que si hacía esto dejarían de llamarle gallina.
Luís no regresaba y al día siguiente sus abuelos muy preocupados salieron a buscarlo por los alrededores pero no lo encontraron, destrozado José fue a visitar a Damian para decirle que su nieto había desaparecido, este le dijo:
- No te preocupes José son cosas de jóvenes, no merece la pena ni que lo busques seguro que en unas horas ya ha aparecido.
José contestó:
-No Damián,yo conozco a mi nieto y no se iría de casa sin decir nada.
Observando la estantería de la casa José observó la linterna que le había desaparecido la noche pasada, pero estaba rota y manchada de sangre, en ese momento no le dio mayor importancia.
Los amigos de Luis muy preocupados van a hablar con su abuelo:
-José.
Lo llama uno de ellos.
-¿Que ocurre?
Responde el.
-Nosotros tenemos la culpa de que Luis allá desaparecido,lo provocamos diciendo que era un gallina y se fue al cementerio solo con una linterna.
Entonces José comprende todo: la linterna ensangrentada en casa de Damian que Luis había cogido de casa sin decirle nada, la contestación que le dio Damian diciéndole que no se preocupase y  los celos que le tenía a su nieto, todo encajaba.
En ese momento mientras todo el pueblo prepara la cena, coge su escopeta y va a casa de Damián, cuando dobla una esquina aparece el perro de Elisabeth que misteriosamente después de 50 años aún vive, pero la ira no le deja pensar en esto.
Pronto llega a la casa de Damian, toca dos veces la puerta y se oye una voz joven que dice:
-Va
En unos pocos segundos una silueta se asoma por la puerta y José sin pensarlo le dispara, a lo lejos oye la voz de Damián que grita:
-José has matado a tu nieto,dejé que se quedase en mi casa porque tenía miedo de que te enteraras que al salir corriendo del cementerio se tropezó y rompió tu linterna, cuando lo encontré vi la herida que se había hecho con los cristales de la linterna y lo curé.
Después de oír esto, otro tiro vuelve a resonar en todo el pueblo.

1 comentario:

  1. La narración está muy lograda, pero tienes que fijarte un poco más en la puntuación... (y "echarse o " se echaron" es sin hache...) ¡Un saludo!

    ResponderEliminar